Una de las Iglesias más antiguas de San Luis Potosí,  fue testigo del primer concierto que ofreció  el joven  pianista poblano César Eduardo Villalobos Ahuja, como parte de la programación cultural de las  fiestas patronales 2019 de dicha parroquia.
En esta noche ofreció  un programa bajo la pertinencia musical con las obras de: Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart, Claude Debussy e  Frédéric Chopin.

La sobriedad tanto de – Invención en do menor a tres voces- de Johan Sebastian Bach como del – primer movimiento de la -Sonata en Re Mayor K 331- de Wolfang Amadeus Mozart.

Para abordar el impresionismo con las piezas: -Arabesco No 1 y No. 2- de Claude Debussy, para sin más abordar el romanticismo con: – Mazurka en fa menor Op. 68-, – Polonesa en fa sostenido menor Op. 44- y – Scherzo No. 2 Op. 31- de Frédéric Chopin.

Siendo, este último  compositor al cual considero “super expresivo y así como le ofrece al interprete estas posibilidades de técnica y de sentimientos, por eso me encanta Chopin”. Al refrendarlo con la interpretación del Scherzo No. 2 Op. 31 y ofrecer como encore: -Clair de lune- de Claude Debussy.

Villalobos Ahuja dio muestra a pesar de su poco tiempo en ele estudio del piano de este toque, entendimiento,  temperamento y sensibilidad, cualidades que siempre se espera en la ejecución e interpretación de este instrumento, aunado a esta necesidad de este interés por sacarle la musical a estas piezas interpretadas esta noche, así como conjugarse esta sensibilidad que será reflejada en un futuro mediato a través de una voz personal y de esta manera corroborar estas cualidades halladas por su tutor, el Mtro. Carlos Undiano Herrejón, en sus palabras: ” Él tiene un gran talento y un futuro prometedor”.A pesar de que su primer acercamiento al estudio del piano fue de forma autodidacta, quien actualmente cursa el cuarto semestre de la licenciatura de instrumentista en piano en la Escuela Estatal de Música de San Luis Potosí, bajo la tutela del Mtro. Carlos Undiano Herrejón.

” En realidad nunca me imagine que me gustara el piano, no estaba familiarizado con la música clásica ni con la música instrumental en si, por videos de youtube me empece a interesar y de piano mas adelante le empece a tomar el gusto, intente tocar y algunas cosas se me retrasaban pero mis padres me compraron un teclado y que de hecho es el que tengo aun todavía, así fue mi acercamiento al piano”, comenta.

En cuanto a esta magia que tiene el piano, dijo que se le hace “un instrumento fascinante, me gusta que sea tan completo, que haya tantas posibilidades de interpretación y en todos los ámbitos hay muchísimos posibilidades”.

Villalobos Ahuja continuara con sus estudios y en espera de posibles recitales, siempre bajo la asesoría de su maestro. Carlos Undiano Herrejón.