VIAJE CON EL LIDER DE LA BANDA INGLESA

Listos al abordaje. Ha! Londres querido no te digo adiós sino hasta pronto. Últimas compras en el aeropuerto Heatrow antes de regresar atierras Mexicas: ginebra, tabaco y dulces. Ya instalándome en mi confortable asiento de tres lugares en la fila central del Boeing 747-400 de British Airways, a mi lado una hermosa joven eslava con videojuego en mano me pregunta si puede cambiar su asiento por el de un hombre de edad “Claro si quieres tu padre se puede sentar a milado”- “No es mi padre es mi esposo…” me siento acongojado…

Veo un tipo medio extravagante a mi costado, nos esperan 11 horas de vuelo hasta ciudad de México.  “I said hello, hello, hello! “ whats your name sir? Pete Shelley soy músico y voy con mi banda a tocar a Ciudad de México…ya despegando, él ordena una botellita de vino tinto y yo una cerveza “London pride” a la hermosa azafata…a que bien y como se llama tu banda? (en inglés original) “The Buzzcocks” abro los ojos, no digo nada, pienso para mis adentros “La leyenda del punk rock, yo los escuché en mis años mozos cuando compré la compilación de bandas inglesas de punk “Solo 70 varos” junto con Sex Pistols, Ramones, The Clash etc… wow neta? La suerte de Dragón está otra vez de mi lado.

“The buzzcocks “Se formó en Bolton Inglaterra en 1976 por Pete Shelley guitarrista y mi acompañante de vuelo Howard Devoto, son considerados leyendas del power- pop e indie rock así  punk rock de la escena musical de Manchester, estoy pisteando con el cantante y creador de la llamada obra maestra punk el disco “ Singles going steady” según el crítico británico de rock Ned Raggett, su nombre Buzz (entusiasmo) y cock (camarada en slang de Manchester) capturaba según ellos la emoción expresada por los  comandantes del movimiento punk universal The Sex Pistoils, según comentaron al show de TV “ Rock Follies” de la revista Time Out.¿Y tu que haces Carlos? Soy escritor, pienso si le digo soy periodista capaz que le da un ataque de “estrellitis” y me manda a volar, así que seguimos libando de lo lindo por los aires del mundo, él su vino tinto y yo chela tras chela, ”Vamos mi banda y yo a tocar en el festival punk en ciudad de México patrocinado por Vodka Smirnoff en un auditorio en la colonia Condesa es nuestra primera vez en México desde que nos formamos hace 38 años, estamos muy excitados. Viva México! Y salud por eso mas chela y más vino para mi “pal punk” de rostro arrugado y escaso cabello pero de energía vibrante e intensa, la azafata ya se cansó y nos dijo “Serve yourself 2 (sírvanse ustedes mismos)…

A mi lado está un músico de altos vuelos, que se rozó con gentes como Sid Vicious, Ian Curtis y Kurt Cobain ya que llegaron a abrir en una gira de Nirvana en Inglaterra, lo dejo hablar: “Parece increíble seguimos tocando y viajando je je, el tiempo no pasa por nosotros Carlos, al terminar el concierto en Ciudad de México, al otro día volamos a California para tocar en el festival Coachella Valley, siempre he pensado como mi generación, que más que música el punk es una actitud de vida, ya no quedan casi nadie de los grupos punks, no hay los Pistols, ni Ramones, menos “The Clash” pero nosotros no vamos a tirar la toalla hasta que ya no existamos físicamente”.

Yo llevo como seis cervezas mi camarada igual de quartitos de vino tinto, me confiesa “Ves mi chica es linda, me casé con ella, fui por ella a Estonia pais de la ex Unión Soviética va conmigo a todos lados… oye que me recomiendas hacer cuando baje del avión en México?, Respondí: “Lo primero que te lleven por litro de tequila y unos buenos tacos al pastor y te vas al hotel a descansar.

“Le pide a su cuasi adolescente esposa que me de dos entradas de cortesía para el concierto del día siguiente, estamos por aterrizar en el Benito Juárez Internationa. Me apresuro a bajar, nos vemos Howard “Have a great concert dude” pero Pete ya está completamente borracho y fundidod- dormido en su asiento, la sonrisa de su compañera me despide…”See you tomorrow Carlos”.

PD. Luego me enteré que Pete murió en su casa de Tilly Estonia el 6 de diciembre de 2018 (QEPD).