Es la tercera edición con un break de un año. ¿Por qué se dio ese break?

Más que un break fue una situación inevitable, 2016 fue un año de muchos cambios y movimientos para WIRD. Vladimir Zamarripa, director del proyecto, se mudó a Ciudad de México y esto cambió totalmente la forma de trabajo de todo el equipo. Yo me fui a vivir a Guadalajara y con el tiempo la distancia me desconectó un poco de lo que estaban gestionando mis compañeros en San Luis. Nos dispersamos, a pesar de que trabajamos en una etapa previa a la creación del festival, al final no pudo realizarse, no había el tiempo ni las condiciones necesarias por una combinación de todo lo anterior. Sin embargo, no lo tomamos como una situación negativa, este tiempo nos ayudó a preparar de mejor manera la propuesta de este año.

¿Cuál es el concepto de este año?

En términos generales el concepto o la intención es la misma: acercar al público a que descubran propuestas que difícilmente llegan a la ciudad e incluso a muchas partes de todo el país, es algo que exponemos desde el primer festival y termina siendo uno de los grandes identificativos de WIRD, de ahí que los carteles resulten raros o desconocidos ya que siempre optamos por arriesgarnos a presentar estas propuestas que resultan extrañas para la ciudad.


¿Cómo eligen el talento y que hay del talento potosino?

El talento se decide a base de un criterio interno entre todo el equipo. Nos enfocamos en las propuestas musicales que tienen gran impacto hoy en día, que sostienen una identidad o un discurso sólido en su propuesta y que de alguna forma conecta con lo que nosotros hacemos. Una gran ventaja es que en el equipo entendemos perfectamente esta noción y partimos de ella para empezar a soltar candidatos para el cartel. Todos viajamos frecuentemente, buscamos nuevas propuestas en internet y asistimos personalmente a eventos de este tipo, siempre estamos pendientes de lo que está sucediendo. La parte local es muy importante, en las tres ediciones del festival hemos contemplado sin duda propuestas de la casa, este año representan a la ciudad “Pumpkidd” y “Adoración Perpetua” quienes ya llevan un rato involucrados en la música y en lo que se genera alrededor de ella en San Luis Potosí.

¿Cómo percibes la escena potosina?

Desde mi punto de vista, la escena musical en San Luis de mayor relevancia continúa siendo la música regional, pero creo que esto es predominante en todo el país. En cuanto a lo que proponemos o buscamos nosotros para proyectar en WIRD es un poco más complicado porque son proyectos más pequeños que hay que descubrir de a poco, pero existen. Falta más apoyo para estas nuevas propuestas y géneros musicales, pero creo que es algo que se irá fortaleciendo con el tiempo, o eso espero.

¿Qué esfuerzos se hacen para presentarnos WIRD festival?

Todos los que te puedas imaginar. Al ser independientes es más complicado pero no imposible. Cada uno de los integrantes del equipo tiene su vida y sus ocupaciones personales, pero tenemos un compromiso muy fuerte con WIRD. El trabajo es constante ya que la plataforma se mantiene activa todo el año, la carga pesada viene cuando se acerca el festival. Nosotros gestionamos absolutamente todo, desde la logística general, los trámites que se requieren, los permisos, la parte creativa, la difusión, etc. Afortunadamente siempre hemos tenido el apoyo de muchos colaboradores que nos han ayudado en distintas áreas, esto se ha vuelto un trabajo colaborativo muy satisfactorio.

¿Qué onda con el evento que tienen preparado en la CDMX junto con Marginal?, y ¿Qué onda con este tipo alianzas?

Es un showcase el próximo viernes 6 de octubre donde Antwon y Container, dos de los headliners del festival, harán una escala previa en la gran ciudad para presentar su excelente propuesta musical. Es nuestra segunda experiencia fuera de San Luis, tenemos varios amigos y colaboradores en Ciudad de México, esta clase de eventos se desarrollan en la marcha del proceso de gestión. Anteriormente trabajamos con nuestros amigos de Raymondstock, en esta ocasión se presentó la oportunidad con los chicos de Marginal, un sello que está realizando cosas muy chidas por allá y nos encanta su propuesta. Visitar otros lugares siempre es una experiencia enriquecedora, conoces gente, fortaleces o creas lazos y proyectas a más público tu propuesta.

¿Por qué nadie se puede perder WIRD 2017?

Es un festival difícilmente visto en la ciudad. La curaduría de este año nos tiene muy satisfechos y confiamos en que conectará de forma certera con el público, habrá mucha variedad de géneros musicales, además de que es un festival como tal, con todo lo que implica, con una producción y audio profesional, áreas de comida, etc. Es una propuesta que por sus características pareciera imposible de realizar, pero queremos demostrar que a pesar de que digan que en la ciudad no pasa nada, si pasa, y mucho. El Festival es familiar, todos pueden ir a divertirse. Queremos que la gente venga a descubrir nuestra propuesta, que el público se apropie de WIRD FESTIVAL de manera total y que sea una celebración constante.