TRASTONOS DEL SUEÑO

Los trastornos del sueño son problemas relacionados con dormir: incluyen dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido,  quedarse dormido en momentos inapropiados, dormir demasiado y conductas anormales durante el sueño.

Los malos hábitos las prisas, los horarios infernales, pueden hacer que descansemos muchas horas menos de las que sean necesarias.

Cuando los problemas de sueño se producen con frecuencia y de manera persistente, pueden repercutir de manera negativa en nuestra vida,  tanto en el descanso como  en el funcionamiento cotidiano. Por esta razón es muy importante saber detectar algunas señales de alerta en nuestra conducta o en nuestra vida diaria que nos hagan reflexionar sobre si es necesario que descansemos correctamente.

Las señales más frecuentes que nos advierten que debemos dedicarle más tiempo al sueño son:

  1. Te cuesta tomar decisiones
  2. La memoria te falla
  3. Te sientes irritable y deprimido
  4. Inapetencia sexual
  5. Incremento del apetito ](comer de más)
  6. No puedes manejar adecuadamente el estrés
  7. Dificultades de la visión

Mantener una adecuada higiene del sueño ayuda a prevenir los problemas relacionados con el descanso.

  1. Evita utilizar el dormitorio como lugar de trabajo o para realizar otras actividades que no sean el reposo.
  2. Procurar que la temperatura del dormitorio sea agradable.
  3. Crear un ambiente relajado y confortable en la habitación, modulando la intensidad de la luz evitando los ruidos.
  4. Retirar la habitación los celulares y dispositivos electrónicos.
  5. Acostarse siempre a la misma hora para que el sueño se convierta en hábito.
  6. Evitar las cenas copiosas, el ejercicio intenso y la ingesta de grandes cantidades de líquidos antes de ir a dormir.

Es por eso que es importante solicitar ayuda profesional y así evitar que la falta de este, nos pase factura.