Con “Nosferatu. Una sinfonía del horror” fue clausurada la séptima edición del Festival CineMA

0
538

Con una sala llena y gente que se quedo en espera en lo que fue la clausura de esta séptima edición del Festival CineMA. Dos visiones una mirada, con la proyección de la histórica y una extraordinaria obra maestra en la cinematografía mundial: “Nosferatu. Una sinfonía del horror” del director alemán Friedrich Wilheim Marnau y la musicalización en vivo que estuvo a cargo de Somos Extraños.

“Nosferatu pertenece indiscutiblemente al expresionismo y se da la peculiaridad de que también rompe con algunos de los parámetros básicos de la vanguardia. Con el propósito de dotar de realismo a la historia”. Jesús Roque Orellana.

Una verdadera joya fílmica del expresionismo alemán, realizada por uno de los directores mas adelantado y revolucionario del cine Europeo de principios de siglo como F.W. Murnau, plasma a través de esta a Hutter y su mujer Ellen, son un joven matrimonio que vive en la ciudad de Wisborg en el año 1838. Un día, un agente inmobiliario llamado Knock envía a Hutter a Transilvania para cerrar un negocio con el conde Orlok. Se trata de una posada, donde ojea un viejo tratado sobre vampiros que encuentra en su habitación. Una vez en el castillo, es recibido por el siniestro conde. Al día siguiente, Hutter amanece con dos pequeñas marcas en el cuello, que interpreta como picaduras de mosquito. Una vez firmado el contrato, descubre que el conde es, en realidad, un vampiro. Al verle partir hacia su nuevo hogar, Hutter teme por Ellen.

Para Guillermo Olivera Ogazón, creador musical de Entre Extraños destacó que no solamente hay este diálogo entre la música y el cine, ya que esta última es la que la dirige lo que vamos a hacer. Tal vez si es un diálogo, más en el punto de tener en mi consciencia de que antes que nada, en primer lugar, esta es una función de cine, entonces la película manda, y en ese sentido si hay un diálogo y un poco de subordinación”.

De ahí que “siempre hay esta libertad de exploración; de exploración sonora, visual, composicional y de interpretación; lo más importante es siempre estar haciéndolo en el escenario más que en pre – producción”.

En esta ocasión Olivera Ogazón compartió este trabajo creativo con Edgar Olivera como Carlos B. Martínez. Trabajo hecho ex profeso para el Festival CineMA.

Un festival cinematográfico que siempre fue muy agradecido con un público mayoritariamente joven que no solamente participó sino aceptó todas las actividades, pensadas especialmente para esta edición.

“Me parece que las expectativas de un público fueron muy entusiastas y que fueron incluso parte esencial, ya que ustedes son el festival, indiscutiblemente ustedes son el festival y estás salas llenas que también fueron complementadas con esta selección de cortometrajes, como también la respuesta increíble para los talleres, es algo invaluable e increíble.

Un Festival que creado especialmente para todos ustedes, el cual tenemos como objetivo el disfrutar el cine de una forma tan sencilla, y sobre todo tan sencilla que hemos preparado en este 2018 un programa de películas y proyecciones en que afortunadamente tuvimos salas llenas “, comento Poncho Aranda, integrante de la organización del Festival CineMA.

El cual se vio concluido con esta interesante propuesta escénica para clausurar esta edición de un festival de cine que indudablemente se ha arraigado en la comunidad potosina.

CineMA es una iniciativa del Centro Cultural Alemán de San Luis Potosí, que nació hace siete años con el propósito de abrir un vínculo de intercambio entre México y Alemania, ofreciendo lo mejor del cine de ambos países, y brindando un espacio para apoyar a creadores emergentes de escuelas de cine y productores independientes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here