Casa Hogar Betesda

Entrevista con María Teresa Álvarez Castillo, subdirectora de Casa Hogar Betesda A.C., esposa de Manuel Diaz director de la casa hogar, quienes en los 20 años que lleva funcionando la casa hogar, han estado encargados de ella durante los últimos 12 años.

María Teresa Álvarez Castillo, subdirectora de Casa Hogar Betesda A.C.

Casa Hogar Betesda es un modelo de hogar sustituto para niños en abandono, maltrato, o delitos en contra de ellos, no somos un internado, somos un hogar para niños, reciben niños temporales y niños que su estancia es permanente por situación del abandono. Se reciben niños que manda la procuraduría de defensa, y también por varias circunstancias, como niños vulnerables o en abandono, el ingreso es a partir de cuatro años en adelante ya que no hay instalaciones adecuadas para casa cuna. Algunos niños que no resuelven su situación jurídica crecen en Casa Hogar Betesda.

 

¿Cómo llegan los niños aquí a la casa hogar?

Tenemos la modalidad de iniciativa familiar, primero tenemos que ver si realmente el niño necesita el apoyo. Hemos tenido situaciones, en las que casi siempre son las abuelas, o algunas tías las de la iniciativa, ya que casi siempre es el abandono de los progenitores (la mayoría no conocen a sus padres).

 

¿Cuántos niños hay actualmente?

Actualmente tenemos 38 niños, bajamos mucho. La próxima semana podríamos tener 45, ese es nuestro limite. Nuestro deseo es tener capacidad para recibir 100 niños, ya que por el momento estamos reducidos de espacio y no podemos recibir más.

¿Cuáles son las necesidades básicas del hogar?

Nuestras necesidades son pues alimento, libros escolares, uniformes, útiles escolares, libros, artículos de higiene personal. Además del espacio, nuestro deseo es construir ya que compartimos las instalaciones.

 

“Para nosotros es realmente importante darles esa calidad de hogar. Nuestro modelo es trabajar algo así como padres sustitutos,  mi esposo que es el director Manuel Díaz y yo, además algunas señoritas que están las 24 horas del día con ellos”, nos comenta María Teresa subdirectora.

“Es un privilegio trabajar con los niños y ver resultados positivos. Hay situaciones muy difíciles por las que han pasado los niños, en estos 12 años que mi esposo y yo llevamos de encargados, no nos imaginamos la magnitud de la problemática que hay en el abandono, hemos recibido 3 niñas que vivían como ermitañas, la madre de una de ellas padecía de sus facultades mentales entonces la comunidad las reportó. Las niñas no sabían hablar, ni escribir, ni ir al baño, tenían miedo a la gente, llegaron a los 8 años y 11 años  de edad y tenían mucho miedo. Una de ellas, (Benita) la que llegó de 11 años ya tiene 20, por su situación ella tuvo un trastorno psicosocial muy fuerte en aprendizaje, pero ahí va avanzando.  A la otra niña la tuvimos que apartar de los demás niños porque le tenía demasiado miedo a la gente y se golpeaba ella solita en la cabeza con las paredes, en lo que nos la fuimos ganando, no nos permitía ni tocarla.

Situaciones muy difíciles, hemos vivido un abandono muy fuerte en la mayoría de los niños en muchas situaciones que no se pueden ni imaginar. Tenemos testimonios de cartas de los niños con intentos de suicidios a su corta edad por el abandono que sufrieron, una de ellas hablaba de que quería quitarse la vida a los 8 años, y esa carta nos la compartió cuando terminó su preparatoria, que nunca imaginaba los logros que podía tener, entonces para nosotros es un privilegio ver vidas cambiadas.

¿Cómo llevan a cabo sus estudios los niños?

Es difícil porque muchos niños o no tuvieron escuela o se truncaron sus estudios, además influye su comportamiento. Algunos niños salen a la escuela, y otros tienen clases aquí con algunas maestras, algunas de ellas son voluntarias y hay niños desde preescolar hasta preparatoria.

Además de darles la escuela nos interesa darles todas las herramientas posibles, entonces estudian música, pintura, ajedrez, mecatrónica, corte y confección, cocina, manualidades, todo lo que puedan aprender.

Maria Teresa y toda su familia, están involucrados con la casa, son todos una familia.Han visto niños crecer y han vivido juntos sus procesos.

“Los niños te roban el corazón, y vienen a ser parte importante de tu vida”

 
 
Sin duda es una gran labor la que llevan a cabo estas personas para ayudar a tantos niños que lo necesitan. Si a ti también te gustaría colaborar de alguna manera, comunícate con Casa Hogar Betesda, ellos te lo agradecerán. 

Contacto Casa Hogar Betesda A.C.

Tels: 151 53 10    y    151 53 11

Cel: 44 45 82 24 17

betesda_slp@hotmail.com

Donativos:  BANORTE 050-9041863