YO SOBREVIVÍ AL COVID 19

     Dramática experiencia sufrió un joven universitario quién pidió se omitiera su nombre y lugar de origen en el Estado de San Luis Potosí. Quien nos narra en esta historia el viacrucis que es padecer la enfermedad conocida como SARS-Cov-2 o “Coronavirus”, que buscó a este reportero para hacer pública su historia con el único afán de persuadir a la ciudadanía potosina de que evite el contagio y que respete las medidas de aislamiento dictadas por la Organización Mundial de la Salud (WHO) por sus siglas en Inglés.

     Conocí a “Jonás” como le llamaremos a este joven paciente en alegoría a la experiencia del personaje de la Biblia y el Corán, Jonás el profeta que quiso ir en contra de la dirección de Dios desafiando el creador con funestas consecuencias que al final imploró y fue perdonado, hace varios años aquí en la capital del estado porque es músico de rock alternativo y tenemos un amigo en común.

      “Todo comenzó un día a mediados del mes de Marzo del presente año, me fui a la TTP (Terminal Terrestre Potosina) y compré un boleto en “Primera Plus” a Puerto Vallarta para encontrarme con una amiga de Los Ángeles California que conocí por Facebook y de cuyo nombre no me quiero ni acordar, ella venia de vacaciones con otra amiga estadounidense, así que la idea era pasárnosla bien, ellas me pagaron el hotel y bebida así como alimentación, yo solo tenía que llegar al punto de encuentro” afirma en entrevista vía Skype.

        Relata que una vez una vez instalados en el hotel “Rosita Vallarta” en pleno centro de la ciudad empezaron a “Reventarse” de lo lindo, se fueron a varios antros, habiendo estado de fiesta sin mayor problema, pero notaron que ya se empezaba a rumorar del COVID-19 aunque aún no se decretaba la alerta sanitaria por la Secretaría de Salud, por lo que todo transcurrió con “normalidad”…

        “De regreso a mi casa en San Luis, ya en el autobús sentí como que no podía respirar, con tos, pensé que buena mota la del costeño de los paracaídas y en general la cruda realidad, pero al llegar a casa en un Uber tenía fiebre pesada y me sentía muy desganado, me tomé un paracetamol y me acosté a descansar, al cabo de unas horas sentí fuego en los pulmones y como que me acuchillaban las piernas, así que me llevaron al hospital privado donde me advirtieron que de entrada tenía que depositar 200 mil varos ya que había contraído el COVID-19” afirma.

       Gracias a mi papá me llevaron a una clínica del Gobierno Federal en donde me aislaron junto a otros pacientes de COVID 19, agrega,estaba sufriendo mucho sin poder respirar, pero me estabilizaron, la primera noche no pude dormir escuchaba los gritos de otros pacientes con dolor y llorando clamando a Dios clemencia, estaba muy asustado, a mi lado falleció un paciente con el virus y lo dejaron, tuve que desayunar sabiendo que había un cadáver a mi lado, rezé imploré lloré, tras 5 días me dieron de alta mi Carlos, aun lloro de gratitud por que logré salir vivo, diles a tus lectores brother que se queden en casa por favor..” finaliza mi entrevistado ambos estallamos en lágrimas.