No hay celebración, ni flores, ni regalos que animen a las Madres en México

En México se buscan más de 37 mil desaparecidos,  no tenemos un sistema eficiente de búsqueda de personas, el gobierno carece de estrategia para acabar con los grupos organizados de delincuencia, la trata de personas sigue aumentando, nadie esta exento.

Mientras aumenta el número de ausentes, incrementan las familias fracturadas por la ausencia, por la incertidumbre y el miedo.

La realidad es que el dolor de no tener un hijo en casa soló lo sabe quien ha sentido en carne propia, sentir el vació de no poder abrazarlo, el pasar las noches en vela, sin poder dormir pensando donde esta tu hijo, el no saber si esta bien, si lo están cuidando, si no le han hecho daño, si esta vivo, así de cruel y dolorosos son los días de estas madres.

Miles de madres tendrán un triste 10 de mayo, mientras continúan la búsqueda de sus hijos desaparecidos, robados, secuestrados en el país, muchos de los cuales no regresaran, pero ellas, ellas no cesarán su búsqueda, así pasen días, semanas, meses o años, mientras tengan un hijo ausente buscaran respuestas, seguirán recorriendo el país entero.

No esperen que dejen de hacerlo, es un absurdo pedir que detenga su camino, no pidan que lo supere, es imposible superar la ausencia de un hijo, aún sin poderlo abrazar, no deja de llamarse Madre.