INVITA A CHARLA EL AUTOR Y PERIODISTA CARLOS ALVAREZ GALLEGOS

“Para ser surrealista no se necesita ser parte de un movimiento, uno es surrealista en su vida propia en sus ideales y creatividad imaginativa…” Frank Willis Edward James. “Xilitla Edward James and Beyond” (Editorial Porrúa).

La liberación de todo canon social, artístico o religioso a través de la conciliación de lo onírico, la coexistencia del sueño y la realidad con el objetivo de suprimir el racionalismo descartiano, para así trascender todos los límites establecidos por el naturalismo, la dialéctica y el autoritarismo militar con el poder de la imaginación, el Surrealismo es el triunfo del romanticismo clásico por sobre el horror o la barbarie de la guerra. Son algunos preceptos del movimiento surrealista universal.

      Para el año de 1917 estaba de vanguardia el arte de protesta en el París de la posguerra, el ambiente parecía a una película mal llamada “El escape de los sueños” luego del genocidio de la primera guerra, la realidad ya no era la misma, el terror confusión y las alucinaciones en medio del dolor, las apariencias que engañan eran el soma de los desvalidos en ese momento la intelectualidad francesa estaba influenciada por el marxismo y las utopías de moda.

La escena contracultural era dominada por la nueva poesía, la pintura, la música y la danza, curiosamente fue en un programa para la presentación de una pieza vanguardista de “Les ballets Russes” (Los Ballets de Rusia) financiados por la rica diseñadora Coco Chanel que montó su espectáculo irreverente “Parade” (desfile) en donde el poeta francés de origen ruso y avecindado en París Gullaumé Apollinaire escribió por primera vez en la historia de la humanidad la palabra “Surréaliste” en francés original, para describir la coreografía sinsentido pero con profunda crítica social,  cuyo guión fue escrito por Jean Cocteau con vestuario de Pablo Picasso.

En 1924 el poeta francés André Bretón publica su primer Manifiesto Surrealista, que muchos consideraron un grito airado de rebeldía contra la cultura clásica, basado en las ideas dada y el marxismo: libertad en contra de la opresión capitalista, burla al burgués y sus valores, inspiración en el arte para lograr un poder político-social, de hecho es el surrealismo tan radical al estilo del Punk rock o el maoísmo extremo, potencialidad que solo queda en el llamado “situacionismo” o “Happening”  reunión de personas en escenario total para la comunión lúdica libre de música, artes visuales, teatro, danza y poesía. Nace oficialmente el Surrealismo.

Después del segundo manifiesto surrealista de Bretón en 1930 que dejaba muy en claro  claro que: “El movimiento es contra todo intelectualismo y arte de es los siglos XVII y XVIII, liberación por vía del lenguaje y la experiencia humana, el estudio de Freud y el inconsciente humano, con bases de movimiento social marxista, automatismo en escritura y pintura”, para entonces el surrealismo está sólidamente consolidado en Europa como el movimiento “avant-garde” o de vanguardia que está revolucionando el pensamiento en la forma de ver la realidad con obras fabulosas sustentadas en gran parte por el anti-racionalismo “dada” palabra escogida al azar del diccionario por el poeta Rumano Tristán Tzara, significa simbólicamente en sí “Anti-arte”.

Cuando surge la amenaza nazi el surrealismo está en su apogeo, se organiza la primera exposición surrealista en Londres 1936 con artistas como Salvador Dalí quién vestido de buzo afirmó “Quiero probar que puedo sumergirme en la mente humana con mis obras” y casi muere ahogado, René Magritte y Max Ernst grandes exponentes del surrealismo, es en ese momento que surge la figura del joven inglés multimillonario Edward James quien se acerca a patrocinar a estos monstruos del arte surrealista, 1938 exponen en París y posteriormente en Nueva York un año después James solo patrocina el pabellón surrealista en la Gran Manzana con Dalí como cómplice. Tras la Guerra Edward acumularía miles de obras suyas y viajaría a Xilitla San Luis Potosí, México donde construyó el complejo “Las Pozas” obra de arte arquitectónico surrealista de excelencia. El resto es historia…