El Amor comienza en el Cerebro, no en el Corazón

Se cree que los fluidos corporales es lo que atrae al sexo opuesto, que el enamoramiento entra por el olfato, enviando señales al cerebro. Y es el cerebro quien se encarga de que nuestro cuerpo genere  los compuestos químicos y las hormonas generan el amor. Científicos alemanes, afirman que las parejas se encuentran en la búsqueda de olor corporal que se asemeje al de uno mismo.

Los seres humanos siempre estamos en busca del amor hasta que llega esa persona que no sabemos porque nos enloquece, pero esto tiene una explicación científica.

Desde el punto de vista bioquímico, el enamoramiento comienza en la corteza cerebral. Tenemos a las culpables químicos que son la serotonina, la dopamina, y la oxitocina, esto es lo que nos hace sentirnos emocionados, excitados, llenos de energía, nuestra percepción de la vida es magnífica. Los neuroquímicos del enamoramiento se generan excesivamente y al igual que pasa cuando alguien consume drogas durante un período largo, llega la tolerancia o lo que comúnmente se conoce como habituación.

Cuando la química baja, hay muchas personas que creen que es pérdida del amor, pero no necesariamente, lo que sucede es que los receptores neuronales se acostumbran a ese exceso de flujo químico y necesitamos aumentar la dosis para seguir sintiendo lo mismo.

La culpable de que sintamos mariposas en el estómago es la Dopamina

La culpable de de sentir bonito cuando estamos cerca de quien nos produce los cambios químicos es la Dopamina.

Pasa al sistema endocrino y se transforma en una respuesta fisiológica y en cambios químicos originados por la segregación de dopamina en el hipotálamo. Está relacionada con el placer, y es el neurotransmisor que desempeña un papel importante en los juegos de azar, el uso de drogas, y también en el amor. Cuando nos enamoramos, la dopamina se libera, haciendo que las parejas se sientan eufóricas y llenas de energía. “Sí alguien es único en su vida y se centra en esa persona, es porque el sistema de la dopamina se ha activado”, dice Helen Fisher (2004), antropóloga biológica. 

La culpable de la felicidad se llama Serotonina

¿Que es la serotonina? Es una sustancia química producida por el cuerpo humano, que transmite señales entre los nervios, funciona como un neurotransmisor. Es considerada por algunos investigadores como la sustancia química responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo, por lo que el déficit de serotonina conduciría a la depresión. Siendo la que nos permite sentirnos emocionados y felices cuando sentimos que estamos enamorados, lo que realmente sucede es nuestro cuerpo teniendo reacciones químicas.

La culpable de enloquecernos es la oxitocina.

Neurólogos expertos como Gareth Leng, quien en varias ocasiones ha abordado el tema del amor desde el aspecto científico, cree que la oxitocina ayuda a forjar lazos permanentes entre amantes tras la primera etapa de emoción. La hormona actúa “Cambiando las conexiones” de los miles de circuitos neuronales. Esta hormona es conocida como el neurotransmisor de la confianza y se libera en cantidades grandes durante el orgasmo y en cantidades más pequeñas cuando se toman de la mano, o solo se ven.  Los expertos señalan que tiene relación con los comportamientos relacionados con la confianza, el altruismo, la generosidad, la formación de vínculos, el cuidado, la empatía o la compasión, pero hay mucho más: tiene un papel fundamental en el comportamiento maternal y sexual, en los comportamientos de agresión y su presencia interviene en la regulación del miedo.

El hecho es que nuestro cerebro es quien emite las señales que tienen una reacción en nuestro cuerpo, por la que sentimos que estamos enamorados, los estudios continúan y todavía hay mucho por descubrir pero por lo pronto ¡A disfrutar del enamoramiento químico!