Todos tenemos problemas

y no por eso nos suicidamos

 

Todos tenemos problemas, pero no por eso nos suicidamos, algunos dicen que es cobardía, egoísmo o desesperación, pero nada justifica el suicidio.

Cuando alguien decide terminar con su vida, deja dolor en su familia, amigos y compañeros, parece incongruente que tantas personas decidan quitarse la vida, mientras miles luchan por seguir viviendo, creo que no valoramos lo que tenemos, nos enfocamos en lo malo, necesitamos aprender a vivir, a compartir, convivir.

Aprender a vivir, es permitir que la felicidad nos alcance, no cerrarle la puerta, en este punto es  muy importante tener una vida honesta con uno mismo, cuando la gente lleva doble vida, cuando se hacen cosas en las que tus principios  se ven afectados, se sienten temporalmente felices, llenos de euforia y adrenalina, pero al paso del tiempo eso mismo se vuelve tormento, porque  “Se puede engañar a todo el mundo gran parte del tiempo, a parte del mundo todo el tiempo, pero no a todo el mundo todo el tiempo”, en este orden de ideas en algún momento se sufre de ansiedad, desesperación y angustia, dando paso en muchos casos a la depresión, porque en ese camino se va perdiendo la confianza  de quienes nos rodean, perdiendo también a la familia, a la pareja, a los amigos, generando soledad.

Aprender a compartir es importante, a compartir las alegrías, las frustraciones y los problemas, eso aligera la carga, en el caso de los problemas siempre tener una perspectiva diferente de algún problema cambia las cosas, ya que muchas veces las soluciones están a la vista pero nos cerramos a las posibilidades, un amigo, un familiar, alguien de nuestra confianza es vital. No tengas miedo de hablar, después de todo puedes encontrar soluciones a problemas antes de que el problema te paralice y creas que la única salida es la muerte.

Aprender a convivir, los seres humanos necesitamos socializar, tener distracciones, romper la rutina, no todos tenemos las mismas necesidades, ni los mismos gustos, pero debemos buscar a personas afines para compartir, con quien poder platicar, por ejemplo si te agrada el cine y a tu pareja no, puedes acercarte a algún club de cinéfilos,  si es bailar, porque no unas clases de baile pueden ser ideales, busca compartir experiencias.

El hablar beneficia demasiado, no todos quieren ir a una terapia, a un psicólogo, pero en realidad hablar lo que nos angustia, lo que nos hace felices, nuestros problemas, nos liberan nos relaja, no estamos solos, siempre hay alguien a quien le importamos, a tu familia, a tus hijos, a tu pareja, a tus amigos, antes de pensar en el suicidio, habla, platica, comparte, se generoso tu vales, eres único y para alguien eres necesario.

Recuerda  hay quienes luchan todos los días contra la muerte, aferrándose a la vida con dolor, con sufrimiento y en condiciones muy difíciles, aun así quieren un día mas de vida, no seas de los cobardes que no tienen el valor de enfrentar los problemas, todo tiene solución menos la muerte, la muerte nunca es una solución.

Lo que motiva al Suicidio “Alerta”