Una mensaje del espacio para los habitantes de la tierra.

 

En una radio Venezolana se recibió en 1990 un mensaje que por el contenido no fue menos que extraño ya que dicho mensaje al parecer era emitido por alguien ajeno no solo al país latino sino a la tierra misma, como el mismo vocero lo afirmaba. Al tratar de identificar el acento se tornó compleja la emisión ya que no presentaba el hablado en ninguno de los países de lengua hispana aunque estuviera ambientado en ese idioma. Para muchos no fue más que algo curioso, pero unos pocos tomaron noción aún del supuesto origen, que era de grave importancia y de carácter trascendente las palabras que ese día quedaron registradas en la emisora radial.

En el contenido expuesto en la sonora grabación tiene un papel preponderante el mal uso que nosotros los habitantes de la tierra, del bello planeta “Sham” como lo diría el emisor hacemos de la energía nuclear y advierte de los miles de ensayos nucleares que se realizan en mares los cuales son la causa de muchos desequilibrios ambientales pero que la conciencia social ignora.

Señala para un nefasto futuro una conflagración nuclear como la cúspide de la barbarie humana, mostrando interés en que hagamos conciencia sobre el mal uso de la energía antes mencionada.

El audio fue grabado en los casetes de aquel entonces, y solo unos pocos han compartido la información, y debido a esos medios de registros que hoy no se emplean la calidad de la grabación se ha visto muy mermada con el paso del tiempo, tanto, que apenas es audible el mensaje, por lo cual sus nos vemos en la necesidad de subtitularlo para que la misiva llegue a mayor número de personas sin afán proselitista y renunciando a beneficio alguno más allá de aportar nuestro grano de arena en llevar conciencia a nuestros semejantes.

También creemos independientemente del origen del material aquí expuesto que el valor del dicho no radica en su origen terrestre o no terrestre sino en el mensaje mismo.