Entre la ansiedad y la necesidad

San Luis Potosí, S.L.P.

0
499
Es momento de cuidarnos entre todos

Ante el anuncio mundial de la pandemia por coronavirus, las reacciones políticas, las opiniones y reacciones individuales y colectivas no han parado de fluctuar. Es cierto, no estamos preparados como países, sociedades o individuos, para reaccionar a estas situaciones.

En algunas ciudades y países se ha decretado toque de queda, cuarentena absoluta, se han cerrado fronteras incluso entre estados, mientras que otros países o estados no han tomado medidas contundentes ante la presión de la afectación económica (y no me refiero precisamente la de los hogares o los micro y pequeños empresarios -incluso los medianos).

Seguimos siendo esas sociedades en las que mientras nuestro cacique, tlatoani, monarca, emperador, dictador o macho alfa no nos indique cuáles son las medidas necesarias, lógicas y racionales, nuestra vida sigue más o menos normal y solamente quienes son presa de la ansiedad, el miedo y pánico a contagiarse de una enfermedad mortal, toman medidas para preservar su vida; por supuesto, también existen personas con un nivel de empatía y conciencia de especie que les lleva a tomar medidas de solidaridad.

Es justamente esa línea entre la ansiedad porque no nos pase nada como individuos y la conciencia de la necesidad de ayudar a los más vulnerables en esta situación, lo que nos definirá en adelante como especie, ya no biológica, sino social, en ese mundo diferente al que nos enfrentaremos al pasar la crisis.

Considero importante que nos hagamos algunas preguntas, no para gritar a cuatro vientos la respuesta, ni para convencer a alguien de la persona que somos (o queremos ser), sino para analizar cuál es nuestro rol en esta pandemia y al menos, ser conscientes de ello.

¿Sé cuáles son las acciones que me pueden poner en riesgo de contagio y en las que puedo poner en riesgo a otras personas?, ¿necesito que alguien me de la orden de aislarme socialmente para evitar riesgos o tomo la decisión por mí mismo/a, teniendo en cuenta las situaciones locales, nacionales y mundiales?, ¿cómo me afecta la cuarentena?, ¿cómo afecta la cuarentena a mis amigos, conocidos?, ¿cómo afecta la cuarentena al que vive del día, las personas que venden productos en la calle, por ejemplo?, ¿hay alguna manera en la que pueda apoyar a la población más vulnerable frente a una cuarentena -habitante de calle, vendedores ambulantes, etc-?, ¿cómo apoyar nuestros (deficientes) sistemas de salud?

No podemos predecir el saldo de esta crisis mundial, pero podemos tomar pequeñas decisiones que pueden contribuir a aliviar la situación de otras personas o cambiar la forma en la que nos relacionamos. Somos animales sociales, es momento de demostrar el calibre de las características que nos han hecho dominantes en el planeta y ver a dónde nos van a llevar.