La historia de la cerveza artesanal “Lagunitas” es una de éxito y de cómo un producto original puede hacer millonario a los emprendedores en un negocio tan difícil pues existe en el monopolio de la industria cervecera gigantes que acaparan no solo la materia prima sino la cadena de producción y comercialización. Todo comenzó en la comunidad de Lagunitas al norte de California cuando Tony Magee junto con su esposa empezaron a fabricar chela artesanal en su vieja estufa experimentando nuevos sabores con ingredientes de la región.

Tony era un incansable innovador, muy trabajador, empezó con poca producción sin embargo los vecinos se quejaron y el condado le invitó a mover su pequeña empresa a otro edificio, pero él no se desanimó y compro equipo al tiempo que trabajaba como empleado logró contratar a 20 empleados “Me encantó el nombre Lagunitas que es una palabra en español, es difícil de decir y una vez que lo logras nunca la olvidar es en honor a mi pueblo donde surgió toda esta aventura” confirma su fundador y aun hoy CEO de la empresa comprada por Heineken.

Durante mi última visita a la ciudad de Chicago Illinois EEUU y gracias a la invitación de mi entrañable amigo José de Jesús Rodríguez pude visitar el complejo cervecero de esta deliciosa cerveza, me fui en metro desde el downtown hasta las cercanías del Douglas Park al lado de los “Cinespace Chicago Film Studios” sitio donde se filman series de TV como “Chicago Med”,“Chicago PD” y “Chicago Fire” ahí se ubica este sensacional lugar único en el mundo donde pudimos degustar infinidad de tipos y sabores de “ Lagunitas Beer ” atendidos por una hermosa cantinera rubia.

Antes de ser comprada por el gigante cervecero holandés “Heineken” Lagunitas se había ya posicionado a tan solo dos años de su aparición como una de las 5 cervezas artesanales más gustadas en la unión americana, y vaya que hay competencia, logrando producir 27 mil barriles de cerveza, pasando al año siguiente (2011) a más de 100 mil barriles, con distribución en 32 estados de los 55 de los EEUU, contando solo con 92 empleados en nómina para entonces las ganancias rozaban casi los 10 millones de dólares.

Para abril de 2012 “Lagunitas” anuncia la creación de su base en Chicago que cuenta con unos 250 barriles para destilar cerveza para lo que dispuso rentar un espacio gigantesco al lado de los Cinespace estudios en el barrio de North Lawndale cerca del Douglas Park donde además se dispuso de un salón para degustación con escenario para bandas de rock, jazz blues etc…el éxito fue tal que en 2015 el gigante “Heineken international” adquirió al principio el 50 % de la compañía para luego después comprar la totalidad de la empresa, por lo que “ Lagunitas” dejó de ser de hecho una cerveza artesanal y paso a las grandes ligas de la bebida espirituosa. Hoy sus ventas alcanzan fácilmente los 40 millones de dólares.

Sin embargo esta historia de ensueño no estuvo extenta de problemas y controversias, a la marca se le asocio con la marihuana por algunos de sus símbolos e ingredientes, tanto así que el nombre fue prohibido temporalmente por usar la sigla 420 en sus ingredientes y botellas,número que se asocia con la celebración del  día nacional de cannabis en EEUU, en la fecha de San Patricio de 2005 el departamento de bebidas alcohólicas de California interrumpió una celebración en la cervecera alegando que sus empleados estaban consumiendo “mota” lo que no pasó a mayores. En revancha la empresa lanzó al mercado “Hi-Fi hops” una bebida de agua mineral con infusión de THC y CBP (ingrediente activo del cannabis) en colaboración con la cultivadora de marihuana “AbsoluteXtracts” y que solo se vende en California, además de lanzar la versión Zero 0% alcohol, pero su verdadero sabor es IPA (indian Pale Ale) cerveza ámbar espumosa estilo inglesa de 6.2 ABV (grados alcohol) los cereales malteados pasan por el paladar, refrescan la garganta y estallan en el estómago en burbujas de felicidad.