SER MUJER, UNA DESVENTAJA EN MÉXICO

Aumentan los feminicidios, el hecho es que las mujeres siguen desapareciendo, son torturadas y pérdidas por días, meses o años, hasta que finalmente son asesinadas, otras aparecen pero violadas y asesinadas de las maneras más violentas y crueles, nadie merece morir de manera violenta y menos a manos de gente sin escrúpulos, que sin piedad matan, acabando no sólo con la vida de su víctima, sino con la de familias enteras.

¿En qué estamos fallando como sociedad? No lo sabemos con certeza, pero lo cierto es que absolutamente nada justifica la violencia, menos la violencia de género.

En otros casos sólo es el estar en el lugar y momento equivocado, pero que terrible es que ese momento puede ser ir a la escuela o a trabajar, regresar de la escuela o del trabajo o simplemente caminar por la calle; sí caminar sola se ha vuelto un riesgo.

No contamos con autoridades ni municipales ni federales que realmente puedan brindar seguridad a las mujeres, mucho menos tendrán justicia aquellas mujeres que perdieron su vida a manos de seres llenos de maldad y carentes de escrúpulos, entonces se pasa a la fase dos “ser víctima del sistema” y del machismo, hubo quien se atrevió a afirmar que sus muertes son consecuencia del propio comportamiento de las víctimas, como se van a detener los delincuentes, si se sienten apoyados, en muchos casos hemos visto como vale mas el dinero, que la vida de una mujer, que con dinero hay asesinos que no pisan la cárcel, esto es algo que debe terminar, cuando cada asesinó, secuestrador, violador o golpeador obtenga su castigo, cuando estén en una celda y que no puedan hacer mas daño entonces creeremos en la justicia, volveremos a creer en las autoridades.

Aún existe un procurador que afirma “No es feminicidio si la conducta de la mujer provoca asesinato”, entonces ya pasan de ser víctimas a ser culpables de su propia muerte, !ya basta!, realmente se necesita un cambio, necesitamos autoridades con preparación y criterio, gente a la que le importen los ciudadanos, la equidad y la justicia.

Dibujo : Enrique Hernández