Cuando sabemos lo que es tener el corazón roto, es comprensible el miedo a volver a amar.

Pero una vida sin amor, tal vez sea un desperdicio, hay pasos a seguir que te pueden ayudar, lo primero es sanar, el tiempo es un gran aliado. Mientras esto sucede es necesario sentirnos bien, hacer lo que nos gusta, sentirnos plenos, quizá es el momento de reencontrarse con uno mismo.

Sin duda es importante analizar las relaciones anteriores, identificar errores recurrentes, para poder mejorar cualquier relación afectiva en un futuro.

Identificá los errores. Puede que en la relación pasada las cosas hayan acabado sin que tú lo quisieras, pero en toda relación cometemos errores, incluso pueden ser esos errores los que nos hayan llevado a tener ese tipo de relación que tanto daño nos hizo. Incluso en el tipo de personas que nos atraen, se suele caer en círculos viciosos, por ejemplo: hay hay personas que se quejan de siempre toparse con hombres o mujeres celosos, la realidad es que sienten atraídos por este tipo de personas y se relacionan con ellas. Cambiemos los patrones de selección, pero esto tiene que ser un ejercicio personal muy realista. De esta manera aumentarás las expectativas de éxito en el amor.

¿De dónde viene el miedo a enamorarse? Esa es una pregunta que no podés dejar de hacerte. Es necesario saber qué es lo que te desata el terror a volver a sufrir. Hay que reforzar los pensamientos positivos y evitar generalizar, ni todos los seres humanos son infieles, ni todos son mentirosos, si existen personas buenas.

Demostrá tus sentimientos. No hay manera de evitar que las personas nos lastimen y no por eso podemos reprimir nuestras emociones. No reprimas tus sentimientos ni aparentes ser quien no sos, por el contrario, abrite con las personas, dales la oportunidad de conocer la maravillosa mujer que eres. Mostrarte como sos en realidad es una de las principales señales que demuestra que estás segura de ti misma y lista para formar una relación.

No te hagas falsas expectativas. No tomemos las relaciones emocionales a la ligera, es necesario ser cauteloso, conocer a la persona, no dejarse llevar por lo que imaginamos. Dejemos que las cosas fluyan sin presionar.

Hay que tener paciencia. Superar los miedos es una tarea difícil, pero no imposible. Muchas veces nos desesperamos porque reconocemos que tenemos miedo al amor y queremos superarlo de inmediato. Pero no se trata de una carrera, ni de una competencia, se requiere de tiempo.

No tengas miedo a la soledad. Si superamos el miedo a estar solos, no tendremos la angustia de fracasar en una relación. Aprende a quererte, a disfrutar los momentos en soledad.