DIRECCIÓN: LUCA GUADAGNINO 

MÚSICA: THOM YORKE 

COREOGRAFIA: DAMIEN JALET

Mater Tenebrarum… 

Mater Lachrymarum… 

Mater Suspiriorum…

Berlín de 1977 una joven estudiante estadounidense decide mudarse a Berlín para estudiar en una afamada Escuela de Danza su deseo es tal que no se da cuenta que es manejada por un aquelarre de brujas obsesionadas por encontrar quien complete el trio inmaculado de madres. 

Suspiria 2018 es el remake de la película del mismo nombre dirigida por Darío Argento al igual que la primera el Director Luca Guadagnino es de origen italiano. 

Los elementos principales con los que juega son la música, los colores y por supuesto la danza que nos insistan y aterrorizan, dando ese toque enfermo y obsceno bastante perturbador. 

Con actuaciones como Tilda Swinton que no deja de sorprender en cada personaje que realiza nos somete a otra personificación nada comparable con el resto y Dakota Jonhson que para mi fue toda una revelación logra llevar al personaje en un arco dramático tal que no esperas el final. 

La textura de las coreografías lleva al espectador a un silencio insomne, paralizador e hipnotizante. 

El misterio de la trama provoca a querer saber mas pero con los ojos entreabiertos, un susto es la precuela del que sigue y después quieres intervenir en lo que procederá. 

Con un final inesperado y totalmente diferente a la primera, SUSPIRIA hará que te explote la cabeza en un parpadeo. 

Su soundtrack imprescindible completa la cinta dándole un toque de inigualable terror.

ANA LECHUGA