Aborda obra de teatro el miedo que provocó la COVID-19 al mundo

San Luis Potosí, S.L.P

0
23

Una obra de teatro en que actores de 21 diferentes países participan en vivo y en directo desde sus casas en una transmisión virtual es la apuesta con la que compañías de Brasil e India, dos de los países con más castigados por la covid-19, quieren mostrar el miedo mundial generado por la pandemia.

La obra “The art of facing fear” (El arte de encarar el miedo) podrá ser vista por internet gratuitamente desde cualquier lugar del mundo a partir de este sábado y hasta el 4 de julio (sábados a las 18.00 GMT y domingos a las 2.00 y a las 11.00 GMT) por quien reserve previamente las entradas en el portal de la compañía india The Red Curtain International (www.theredcurtaininternational.org).

Se trata de una producción conjunta de The Red Curtain International y de la compañía brasileña Os Satyros, cuyo director, Rodolfo García Vázquez, es el responsable por el montaje mundial.

Con 25 actores de 21 países de los 5 continentes, con husos horarios diferentes, ambas compañías intentan transmitir en una obra de teatro digital los sentimientos generados por la covid-19 a nivel mundial y no sólo en Brasil y en India, que son, junto con Estados Unidos, los países con mayor número de muertos y contagios.

La obra original ya fue montada en Brasil y tuvo una versión con actores de África y Europa, y otra estadounidense, antes de que sus productores se arriesgaran con una versión mundial, con actores de Alemania, Angola, Argentina, Cabo Verde, Corea, Cuba, Bolivia, Brasil, China, EE.UU., Filipinas, Francia, India, Indonesia, Irán, Kenia, Nigeria, Reino Unido, Rusia, Singapur y Venezuela.

“La elección de los actores y países obedeció a contactos que teníamos en cada región del planeta. Es muy difícil montar un grupo internacional consistente sin haber tenido una aproximación anterior”, explicó a Efe el director brasileño.

Por eso, agregó, “los actores de Asia y Oriente Medio fueron elegidos por Sumit Lay Roy (director de la compañía india), algunos por la Royal Birmingham Academy, que son nuestros socios, y los de América y África por nosotros gracias a contactos que hicimos en anteriores montajes”.

Tras su escenificación inicial en Brasil en junio de 2020, la obra escrita por García Vázquez e Ivam Cabral ha sido vista hasta ahora por unos 30.000 espectadores.

MONTAJE BRASILEÑO GANÓ PREMIO EN FESTIVAL INTERNACIONAL.

La idea del montaje mundial nació cuando la producción brasileña, ya con participación de la compañía india para la versión afro-europea, obtuvo el año pasado el premio a la Mejor Producción en el Good Theatre Festival & Awards.

La versión mundial es interpretada en inglés, aunque muchos trechos tienen las lenguas nativas de los actores.

En la obra, escenificada en un futuro distópico, los protagonistas, aislados y angustiados en medio de una cuarentena de 5.555 días, intentan recordar su vida antes de la pandemia en un chat de amigos en internet, en el que abordan asuntos como depresión, soledad, miedo y angustia por la proximidad de la muerte.

García Vázquez afirmó que el mayor desafío son los diferentes husos horarios.

“El desafío no es tanto la integración del elenco o la conexión técnica sino las diferencias horarias. Fue interesante cómo los actores se conectaron y establecieron empatías rápidamente. Pero las diferencias horarias entre China y Brasil, por ejemplo, fueron complicadas al definir los ensayos”, dijo el director, quien tuvo que comandar ensayos a las 2:00 o 4:00 de la madrugada brasileña.

Agregó que una de las ventajas fue la experiencia adquirida cuando se montó la versión afro-europea, en la que participaron artistas de nueve países que no se conocían y que tuvieron sólo tres semanas para integrarse. “Pero al menos tenían horarios similares y era fácil organizar los encuentros”, dijo.

García Vázquez aseguró que hubiera sido fácil grabar toda la obra por partes y montar una producción audiovisual pero aclaró que tal no era su intención ni lo consideraría como teatro digital.

“Se trata de algo conceptual. El teatro es el arte de la presencia, en la que el actor está presente ante el público con todos los riesgos que eso implica, como perder la energía, perder la conexión u olvidar el texto”, dijo.

“El teatro grabado está más próximo al cine o al audiovisual. No es por desmerecer el teatro grabado, pero se trata de otra experiencia, porque el teatro digital exige la presencia de actor y del espectador al mismo tiempo”, concluyó.