CONFESIONES DE UN HOMBRE SOLO

ENTREVISTA CON EL ACTOR ARODI PALACIOS

 

    Salirse de la zona de confort de uno mismo, buscar ser libre alcanzando espacios más allá del cuerpo o lo interior, ambos dramas cotidianos, eso es la actuación para mi,  libertad de sentirse en otros mundos, es valorar el teatro como la mejor cosa que me ha pasado en la vida, es relajarse y aprovechar lo poco de suerte que vine en esta vida, pero más allá de que me guste, me satisface hacer lo que hago sobre el escenario.

Así define su experiencia en el teatro,  el  joven, pero brillante actor Arodi Palacios quien remata en una entrevista realizada durante su reciente visita a la ciudad de San Luis Potosí a propósito de ser contratado por para interpretar a un parapléjico en el monólogo Confesiones de un Hombre solo: “Quiero tomar  cada papel como un reto personal, un desafío interior que debo conquistar y haré  lo que sea  para lograrlo…me gustan principalmente los personajes multifacéticos no convencionales …”.


 

El proyecto de puesta en escena “Confesiones de un Hombre solo” escrito y dirigido por el escultor y dramaturgo potosino Gilberto Estrada Lara co-dirección de Carlos Álvarez Gallegos es un retrato cruel y crudo de la vida discapacitada de un hombre que nació, creció y vivió con el peso y la burla de padecer una lesión cerebral, lo que lo transforma en un ser ateo, irritante ,pero  sensible que ve una luz allá, atrás del mismo sol, entre las tinieblas de la parálisis cerebral vegetativa. Este monólogo se ha reactivado para presentarse próximamente.

 

   

Nacido en San Luis de la paz Guanajuato pero residente de la ciudad de Santiago de Querétaro, Arodi cuenta apenas con 17 años pero con una vasta experiencia actoral dejemos que nos cuenta su aventura dramática :

Todo inició hace dos años y medio con una obra llamada “El Juego que todos jugamos” monólogo de Alejandro Jodoroswky, que interprete y  fue al mismo tiempo un bautizo de fuego fenomenal, la presentamos en temporada dos meses y medio en el 2016, dirigida por Blanca Ivonne Cabrera en co dirección Mauricio Figueroa fue´presentada en el museo de la ciudad de Querétaro, luego vino un cortometraje “Gustos prohibidos, prohibiciones públicas” con un grupo de amigos de la universidad local.

 

     

Relata que un día paso por el Museo de la Ciudad de Querétaro y vio que había un curso de teatro, dictado precisamente por la maestra y directora Blanca Ivonne Cabrera, su corazón se emocionó y decidió probarse…” Me gusto muchisimo, no soy un actor autodidacta, soy muy ortodoxo, la disciplina, las respiraciones y las técnicas dramáticas son lo mío …”

Vinieron además “Cartas al amor” obra de teatro que habla del amor entre los jóvenes “Milenios” que es que significa, posteriormente “Solo para hombres”, que será presentada en breve en uno de los múltiples foros del Museo, la suerte lo ha buscado y hasta un comercial ha grabado: “Una compañía de citas me escogió para hacer mi primer comercial, tengo amigos fotógrafos que hacen cine y tenemos muchos cortometrajes planeados” apunta.

Acerca del proyecto “Confesiones de un hombre solo” que implica usar una silla de ruedas e impostar la voz de un lisiado mental y gesticulaciones comenta finalmente  que fue invitado por el periodista, promotor cultural  y actor original de la obra Carlos Alvarez Gallegos quien lo escogió luego de una obra en el Festival Cultural de Querétaro en Semana santa opina: “La obra de Gilberto Estrada es genial, el guión es perfecto, es lo mejor que he leído en toda mi vida, porque aborda un tema trascendental sobre la vida y relaciones de un discapacitado que sufre en un mundo donde no puede hacer muchas cosas como la mayoría de la gente, el guión está muy fuerte, es un reto para mi y ahora que estoy en San Luis Potosí ensayando me he sentido super bien, me la he pasado genial, agradezco a Carlos Álvarez Gallegos quien además es excelente persona y periodista cultural, esta obra, prometo que la va a gustar mucho al público, los hará reflexionar sobre qué se siente ser una persona con capacidades diferentes frustrado prisionero de una enfermedad del destino”.