LOS NATIVOS DE SAGITARIO

Sagitario es el noveno signo forma parte del ternario de fuego del zodiaco junto con Aries y Leo. De elemento fuego, su planeta es Júpiter, metal estaño, piedra zafiro azul, flor la Hortensia, planta el Maguey, perfume Áloe vera, es regido en el cuerpo por las arterias femorales, su color es el azul, su día de la semana el jueves, su palabra clave es benevolencia y sus regentes son Zerachiel, Saratiel.

Los nacidos bajo este signo son muy pasionales y  apasionados, aman los viajes, las exploraciones, las aventuras, los Sagitario se enojan muy fácilmente y después así sencillamente perdonan como si nada, son muy comprensivos, aman la buena música, poseen una maravillosa inteligencia, son sumamente tenaces, cuando parece definitivamente derrotado, derrumbado, definitivamente fracasados, resucitan de sus propias cenizas como el Ave Fénix de la mitología, asombrando a amigos y enemigos por igual.

Los nativos de Sagitario son capaces de embarcarse en grandes empresas, aun cuando se vean rodeados de inmensos peligros, aunque en generan su vida en lo económico siempre es buena, a veces pasan dificultades y amarguras por su mal actuar y sus debilidades carnales pasionales.

En lo espiritual el Sagitario, aunque lo ignore toda su vida, esta destinado a la senda del misticismo o  a la senda nirvana, por que Júpiter Tonante es el sagrado símbolo de nuestro intimo, es por eso que Júpiter es el padre de los dioses, Júpiter en Sagitario influye sobre las grandes arterias femorales  donde la sangre se magnetiza totalmente bajo este planeta.

Los Sagitario son los vagabundos del zodiaco, les encanta la soledad, aman la religión o la filosofía, tienen una férrea mística disciplina interior y cada día que pasa es una oportunidad para descubrir el verdadero significado de sus vidas, el Arquero que representa  su símbolo es mitad hombre mitad bestia, el centauro que representaba a los intelectuales en la época romana, de ahí que son pensadores y les gusta ver siempre el amplio panorama de las situaciones que enfrentan.

Su gran fuerza radica en que son filosofalmente abiertos y optimistas, les gusta el debate a veces son muy expresivos verbalmente, incluso en grados de exageración, de naturaleza curiosa, conocen bien la verdad y el conocimiento, lo  que están dispuestos a compartir con sus semejantes, filántropos y generosos por naturaleza, de espíritu vital y agradables, felices aquellos que tienen la oportunidad de vivir o convivir con ellos.