zodiaco

Los Nativos De Cáncer

     Cáncer ocupa la cuarta casa del zodiaco, naturaleza del signo de agua, cardinal, femenino, los planetas en este signo: es gobernado por la Luna, exaltación en Júpiter, destierro de Saturno, en lo físico gobierna el pecho, el busto, los senos, el estomago, de carácter muy sensible e imaginativos, receptivos, maternales por excelencia, perseverante en el sentido de no ceder, de obstinarse.

Los hijos de Cáncer son por lo general muy tímidos y de naturaleza retraída, sin embargo, quieren y necesitan amistad y simpatía, generalmente muy sensibles en cuanto a sus elecciones, pero una vez que simpatizan con una persona serán a menudo muy exigentes con sus amigos y aun autocráticos para mandarles. Al mismo tiempo puede decirse que son muy concienzudos en todas las cosas que se le confían y emplean una discreción considerable en todo lo que hacen así que se puede sin cuidado confiarles un secreto o encargarles una misión difícil.

El signo de Cáncer está regido por la veleidosa Luna y por los tanto los cambios de residencia a varias ciudades, de empleo de vocaciones, y de todo el aspecto más frecuente de la vida, de estos niños, al mismo tiempo no se les puede llamar inconstantes ni impertinentes pues son tenaces en todo lo que toman a su cargo, en cualquier trabajo o en el desempeño de determinada obligación. Tampoco dejan al azar ninguna cosa antes al contrario están inclinados a ser demasiado prudentes, especialmente cuando hay peligro de herirse se muestran casi cobardes y se dejan llevar por las preocupaciones de la ansiedad.

Paradójicamente muchas veces es contradictorio. Tendencia a lo novelesco. Predisposición mórbida, enfermedades del aparato digestivo, congestiones pulmonares, Cáncer, cálculos biliares.

Su defecto: dejarse avasallar por el capricho, entregarse a un ilusorio desvarió, y no realizar nada. Son llamados “Los Lunáticos del zodiaco” tienen cuatro personalidades, cuatro fases de la luna, fumadores empedernidos sus acciones son producto de su signo.

Metal: La Piedra, Color: plata perla y blanco.

Cáncer facilita la gestación a través del acto imaginativo, de todas las posibilidades creadoras, concibe las formas más caprichosas, y se deja arrastrar del efecto ilusorio del espejismo, es el plano de las posibilidades, de lo factible, a diferencia en lo que sucede en lo material donde la imaginación obra en ciertas limitaciones y acorde con los dictados de la realidad.

La apreciación del concepto que encierra la fuerza cósmica de cáncer, se valora mejor si fijamos la atención a todas las manifestaciones exteriores y la actitud del estado de ánimo, es fácil deducir que Cáncer está en analogía con todo lo que representa las cosas y los hechos sentimentales, los símbolos, los emblemas, cumplen con ese cometido y en general lo que refiere a distintos estados emotivos. Los niños si se les enfoca serán excelsos artistas, actores, escritores y pintores.

El poeta, el romántico, solo puede ejercer su arte si cuenta con una rica imaginación creadora, que capte las inspiraciones más sublimes que pueda traducir al mundo que lo rodea y su manera de sentir, sus emociones o sea el estado de agitación anímica…del mismo modo estas producciones mentales como memorias de un estado son las que van a crear los estados emotivos de la obra de arte que enternecen y satisfacen a la par que cualquier otro hecho de la vida.

Mediante la imaginación artística creamos el escenario abstracto donde tienen lugar la simulación y la disimulación, donde se preparan en orden las escenas más variadas, el drama, las conquistas amorosas, donde se sueña con la realización de los deseos y se crea una esperanza, pero también se maquinan ahí las formas más hirientes de la sensibilidad anímica.

Como vemos cáncer siempre es significativo de un acto preparatorio como el teatro de la vida, siempre está expresando el origen, la formación, los antecedentes de la forma concreta que vive el artista antes de expresarlo, las manifestaciones son por lo tanto producto de la riqueza de su imaginación canceriana bien aprovechada.