LOS SIGNOS DE INTERROGACIÓN Y ADMIRACIÓN

Los signos de interrogación (¿?) y de admiración (¡!) se ponen en español al principio y al final de los enunciados  interrogativos y admirativos, respectivamente: ¿Quién viene? Mónica, ¿quieres salir ya? ¡Qué escándalo! Arturo, ¡siéntate!

Estos signos, aunque sirvan de punto final, no excluyen el uso de los demás signos de puntuación. Muy frecuentemente es que vayan seguidos de una coma.

EJEMPLOS:

-¿Desde cuándo le conoces?, preguntóle Pedro.

-¡Por favor, señor!, exclamó la muchacha.

 

Ahora bien, ocurre a veces- aunque muy raramente- que ciertas cláusulas son interrogativas y exclamativas a la vez. En estos casos,  se colocará al principio el signo de interrogación y al final el de exclamación- o viceversa-, según el tono de la cláusula.

 

EJEMPLOS:

¡Qué esté negado al hombre saber cuándo será la hora de su muerte?

¿Qué persecución es ésta, Dios mío!

 

En este último ejemplo, puede evitarse la dificultad, escribiendo: “ !Dios mío! ¿Qué persecución es ésta?