Por amor a los animales di ¡NO a la pirotecnia! 

 

¿Alguna vez has sentido un ataque de pánico?

El uso de pirotecnia genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y/o muerte. Los efectos en los animales son diversos y de diferente intensidad y gravedad. Los perros suelen sentir temor y al huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse. Las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocarles la muerte; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por simple curiosidad pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse; los insectos y otros animales pequeños poco pueden hacer para no ser dañados, la pirotecnia es para ellos un explosivo de gran tamaño.

 

La pirotecnia tiene un efecto sonoro y visual bastante extenso. No sólo las mascotas que viven con nosotros son perjudicados sino también aquellos que viven en las calles, que se han quedado solos en sus casas o que pertenecen a otra especie. Estos animales también son perjudicados, y no podemos evitar poner en riesgo su vida o salud al hacer uso de la pirotecnia.

 

A continuación les dejo 5 tips que les pueden ayudar para cuidar a sus mascotas de la pirotecnia:

1.- Trata de que tu mascota haga mucho ejercicio durante el día para que en la noche pueda dormir mejor. Si bien hay quienes eligen sedar a sus animales con medicamentos, hay que tener precauciones y consultar a un veterinario.

2.- El miedo hacen que nuestras mascotas busquen salir corriendo y, para que no escapen, hay que cerrar bien las ventanas y puertas. Ante la posibilidad de que escape, es importante que tu mascota esté identificado con una plaquita con su nombre y un teléfono para localizar a los dueños.

3.- Durante los ruidos, evita sobrecargar a tu mascota con mimos, abrazos y caricias. Dale su espacio, deja que él busque el lugar donde se encuentre más cómodo y “protegido”.

4.- Si vas a dejar a la mascota en una habitación, asegúrate que tenga mucho espacio de movilidad. Retira los elementos y decoraciones que pudieran romperse, y nunca dejes al animal atado con cadenas que pudieran ahorcarlo. Una buena idea es poner música en la habitación para evitar el contraste del silencio con las explosiones.

5.- Déjale alimento y agua fresca suficiente. Si no quiere comer, no lo obligues. El animal sabrá cuándo prefiere alimentarse.