Una prueba clara de que las caricaturas no son necesariamente para niños.

 La marca de un buen programa de televisión es que le guste a una gran variedad de gente. No a muchas personas iguales.