Finalmente sucedió lo que much@s vaticinábamos, la anexión del FONCA a la Secretaría de Cultura Federal, pues era la única solución ante la eminente desaparición de los fideicomisos que no tenían una estructura orgánica. Ahora bien, ¿qué significa todo esto? Es simple, el FONCA funcionaba con un fondo de capital independiente a cualquier otra institución de cultura, ahora el FONCA será un programa más de la Secretaría de Cultura. En dónde hay que poner la lupa es si el fondo que se destinaba al FONCA seguirá siendo de este programa exclusivamente, o si por otra parte dicho fondo será administrado por la Secretaría de Cultura y en dado caso asignado a otros programas diferentes al FONCA, sin embargo algo más alarmante es trasparentar si el FONCA se anexa a la Secretaría con todo y fondo, o solo se anexa como un programa más al cual la Secretaría tendrá que destinar parte de su escaso presupuesto.

Todas estas incógnitas quedan al aire tras la poca transparencia con que se han llevado a cabo dichos cambios, pues es evidente que la premura de estos cambios no ha dado tiempo a l@s involucrad@s ni si quiera de organizar sus ideas. Sin embargo, antes de entrar en cualquier tipo de especulación presupuestaria sería necesario que Alejandra Frausto Guerrero titular de la Secretaría de Cultura, explique de manera clara el funcionamiento de los presupuestos, pues ha sido a cuenta gotas la información que proporciona, que más que informar deja una serie de dudas al aire como las que aquí se plantean.

Por otra parte, es interesante el flujo de discusiones que se dieron en estos días dentro de las comunidades artísticas, pues es notorio que hay una serie de grupos artísticos que atacaban ferozmente al FONCA, y otros tantos que lo defendían, el motivo de este artículo no es exponer a los grupos, pues desde mi análisis las opiniones tanto de un bando como del otro son legítimas y dignas de llevarse a mesas de discusiones donde se construyan nuevas propuestas a partir de las  diferencias y coincidencias de todas estas posturas.

Lo que verdaderamente buscan estas líneas es invitar a la reflexión a tod@s los artistas y creadores a la unificación con causa, pues a pesar de las diferencias que existen en el gremio las cuales datan desde tiempo atrás, considero que la coyuntura socio-política es el momento idóneo para que l@s artistas y promotores culturales sean tomad@s verdaderamente en cuenta en la construcción de nuevas políticas públicas referentes al quehacer artístico, pues es evidente que el gobierno actual en reiteradas ocasiones a manifestado la importancia del arte en su proyecto social, sin embargo parece desconocer que el quehacer artístico es una profesión/oficio y una forma digna y honesta de ganarse la vida, pues bajo el lema de acabar con la corrupción en todos los estratos sociales, se ha dejado de lado el tema presupuestario reduciendo significativamente los presupuestos de cultura.

El gobierno actual ha mencionado en repetidas ocasiones en tener un sistema de salud como el de Dinamarca, Canadá etc. Sin embargo, nunca ha mencionado en tener sistemas de arte y cultura como el de esos países, solo como dato México destina el 0.21% de su presupuesto al sector cultural, mientras países como Dinamarca, Eslovenia y Letonia destinan entre el 1.6 y el 1.8%. Es un grave un error creer que el “acabar con la corrupción” solucionará los problemas presupuestales, por lo menos en el caso del sector cultural no es así.

Por otra parte, se rumora la posibilidad de aumentar (en número) la cantidad de estímulos económicos, pero reducir la cantidad económica (dinero) de dichos estímulos, si esto sucede esto sería otro grave error, pues estos estímulos en su mayoría son otorgados tanto para pagar el equipamiento necesario para llevar a cabo el proyecto y también para pagar los honorarios de l@s artistas, y como much@s de ustedes saben hay una proporción aproximada del 50/50 (aclaro no es en todos los casos, pues depende de cada proyecto), 50% para la adquisición de material y 50% para el pago de honorarios, esto se complica cuando hay un equipo de trabajo de 5 o 6 personas, pues el presupuesto de honorarios es insuficiente para la cantidad de trabajo que significa, y volvemos a la misma situación (trabajar por amor al arte).

Es importante dejar en claro a los gobernantes que ser artista es una profesión de tiempo completo, en la cual se ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo para crear o representar la mas mínima obra. Estimad@s colegas el arte NO TIENE VALOR MONETARIO, es algo invaluable, pues es una de las cúspides de la humanidad, nunca se le va a pagar al artista lo que verdaderamente vale su obra, sin embargo, ha llegado el momento por una caraja vez en la historia del país de estar unidos y exigir mejores condiciones y mejores presupuestos para desarrollar nuestra profesión, ha llegado el momento de defender la dignidad del quehacer artístico en todos sus extractos: arte popular, arte académico, arte urbano, artesanías y demás. Estimad@s tod@s no se trata de defender ni a tacar ningún idealismo socio-político, se trata de dejar de lado esas diferencias y unirnos con un solo propósito defender lo más puro, sublime, honesto y excelso de toda cultura: EL ARTE.

Imagen recuperada en: https://www.posta.com.mx/buena-vida/internet-y-las-marcas-celebran-el-dia-mundial-del-arte